Optimización de campañas de Email Marketing: Test A/B | Guía útil

Optimización de campañas de Email Marketing: Test A/B

12 noviembre, 2014 por NewsMDirector

Email Marketing: Test AB

Un test A/B es una prueba comparativa entre dos variantes que nos permite analizar cual de las opciones es más efectiva y, por tanto, tomar la decisión adecuada que mejor cumple con nuestros objetivos. Por tanto, el email marketing: Test A/B es una de las herramientas que marcan la diferencia a la hora de conseguir una conversión.

El primer paso para realizar un test A/B es elegir dos pequeñas muestras de la lista global de suscriptores. Después, se deben trabajar los diferentes elementos de contenido de forma que se envíe una versión a una muestra y otra diferente a la otra. Aunque no lo parezca, muchas veces la diferencia radica en cambios mínimos, casi imperceptibles. Por eso, las versiones no tienen  por qué ser totalmente diferentes. De hecho, en una campaña de e-mail marketing lo habitual es centrar el test en pequeños aspectos que pueden centrarse tanto en el asunto como en el contenido del mensaje.

Además, lo interesante de los test A/B es que, más allá de orientarnos a la hora de usar un mensaje u otro, nos ayudan a conocer todavía más y mejor a nuestros suscriptores.

 

Un test A/B ayuda a mejorar la tasa de aperturas y la tasa de clicks

Hay dos métricas que entran en juego cuando se plantea un test A/B. Por un lado, la tasa de aperturas, es decir, analizar con cuál de las dos versiones logramos que más usuarios se decidan a abrir el email. En este caso, además, podemos identificar las razones de esta acción lo que nos ayudará a configurar próximas campañas para ratificarlo.

Por otro lado, un test A/B nos permite probar dos creatividades diferentes con el fin de analizar cuál de ellas obtiene una mayor tasa de clicks. De nuevo, conocer dónde pulsan nuestros usuarios nos puede ayudar a re-enfocar futuros contenidos.

email marketing test A/B

Una vez realizado el test, habrá que decidir si se envía al resto de la base de datos. Para ello, las plataformas de email marketing que ofrecen la posibilidad de realizar test A/B aportan opciones como definir el umbral, es decir, el porcentaje de tasas de aperturas o de clicks mínimo para realizar el envío de la opción ganadora al resto de la lista de suscriptores.

Junto al umbral, otro elemento a tener en cuenta es el tiempo que vamos a tener activo el test A/B de manera que podamos mantener activo un test durante unas horas y, pasado ese tiempo, lanzar la campaña con la creatividad ganadora.

Un test A/B pone en juego variantes del asunto y el contenido

En un test A/B se pueden confrontar muchos elementos aunque lo recomendable es que vayamos paso por paso y, por tanto, que las variantes en un newsletter, por ejemplo, sean las mínimas posibles. De esta manera, sabremos con exactitud el cambio a tener en cuenta. Si las dos versiones son totalmente diferentes será más complicado conocer cuáles son los elementos que marcan la diferencia y logran aumentar las tasas de aperturas y/o clicks.

Los elementos que podemos trabajar en un test A/B son:

  1. El asunto: Una buena línea de asunto es el escaparate de nuestro negocio en una campaña de email marketing. Utilizar una palabra u otra puede ser clave para que nuestro correo sea abierto. Por eso, es fundamental trabajar diferentes opciones y que sea el propio test el que nos indique la más efectiva.
  2. El contenido: En un test A/B podemos realizar diferentes versiones tanto del texto como de las imágenes o el propio diseño. Colocar un botón en una zona del email u otra puede hacer que se consigan más o menos clicks. Lo mismo ocurre con los textos, las imágenes que los acompañan o, incluso, los propios enlaces. Un test A/B nos permitirá conocer el tono más adecuado para dirigirnos a nuestros usuarios o el tipo de ilustraciones que llaman más la atención. Especial incidencia deben recibir las “llamadas a la acción”, los elementos fundamentales que abren las puertas a la conversión. Probar dos “call to actions” nos ayudará a elevar los niveles de efectividad de nuestras campañas de email marketing.

Por último, podemos realizar un test A/B que se centre no tanto en el contenido como en las horas y días en los que se lanza el emailing. De esta manera, obtendremos datos interesantes sobre cuándo lograr mayores tasas de apertura, por ejemplo, para, después, utilizarlo como norma.

Un test A/B es una herramienta fundamental para incrementar la efectividad de nuestras campañas pero aún más importante es entender que una campaña de email marketing exitosa depende, en gran medida, de que hagamos pruebas de manera sistemática. Sólo analizando habitualmente cómo se comportan nuestros usuarios ante los diferentes elementos de un email podremos ofrecerles la información que necesitan en el momento adecuado, la antesala para incrementar las tasas de aperturas y de clicks.

Si quieres aumentar los resultados de tus envíos tienes que realizar pruebas. En MDirector Te lo ponemos fácil con los Test A/B de forma rápida podrás comprobar que creatividad o asunto funciona mejor y de forma automática MDirector prioriza el que mejor resultado tenga y lo envía.

 

Prueba a crear tu primer test con nuestra plataforma, verás lo simple que resulta y los buenos resultados que obtendrás. ¡Prueba MDirector ahora! 

Whitepaper exclusivo
Cómo configurar el SPF y DKIM
Configura SPF y DKIM y haz que tus campañas de Email Marketing funcionen mejor

¿Estás buscando una Herramienta de Email Marketing profesional?