¿Qué tipo de argumentos funcionan mejor en una landing page?

29 julio, 2016 por NewsMDirector
¿Te ha gustado este artículo?

launchmetrics

¿Qué tipo de promesas haces en tus landing pages? Elegir los tipos de argumentos de landing page para tus productos es fundamental, pero saber si apelas a las emociones o a la razón puede ser más complicado de lo que parece.

Las landing pages se componen de dos tipos de argumentos, los emocionales y los racionales. Cada tipo de argumento llama de manera distinta al cliente, trata de hacer que compre pensando en algo distinto. El tipo de producto también puede ayudarte a decidirte sobre un tipo de argumento u otro.

¿Todavía no tienes claro los tipos de argumentos de landing page? No te preocupes, te hemos preparado una pequeña guía con la que no tendrás más dudas sobre los tipos de argumentos de landing page.

Tipos de argumentos de landing page

Los argumentos utilizados por los marketers en las landing pages suelen ser de dos tipos principales: racionales y emocionales. Cada uno de estos tipos hace referencia a una forma diferente de pensar y actuar que tiene el ser humano. La capacidad de convencer es diferente según el tipo de argumento, y no todos los productos pueden ser promocionados con los mismos argumentos.

Por este motivo, las empresas destacan muy bien qué tipo de argumentos emplear para convencer a sus potenciales compradores. La elección del argumento ideal será clave para poder poner en marcha la conversión.

Pero, ¿qué es y qué diferencia a cada tipo de argumento?

  • Argumentos emocionales: Son los argumentos que apelan más a los sentimientos. El marketing de felicidad es un tipo de marketing estrechamente ligado a los argumentos emocionales. Se trata de llegar al corazón de los clientes.
    En los argumentos emocionales no tienen cabida los datos económicos, numéricos o cuantitativos, en cualquiera de sus formas. Los argumentos emocionales utilizan los sentimientos, el aspecto menos racional del ser humano para convencerse de la compra.
    Las redes sociales están llenas de argumentos emocionales. Pero no solo las redes sociales, ya que cada vez más sitios web y landing pages aprovechan estos argumentos. No tires tanto por los argumentos tangibles, y estarás construyendo argumentos emocionales efectivos.
  • Argumentos racionales: En el otro extremo de los argumentos emocionales. Se trata de un discurso de venta que se basa, principalmente, en los datos. El precio del producto, las ventajas de su compra y las ofertas entran dentro de este tipo de argumentario.
    Los argumentos racionales son los más utilizados, ya que abarcan todo el tema de precios que funciona muy bien en landing pages. La utilización del precio es fundamental en landing pages, de ahí que los argumentos racionales cuenten con una presencia importante.

Argumentos emocionales

Los argumentos emocionales son aquellos que llaman a la parte menos racional del ser humano. Hablan de sentimientos, de aspiraciones y de experiencias. En este tipo de argumentos no existe el factor precio, ofertas o descuentos.

Para ilustrar mejor de qué tipo de argumentos hablamos, aquí va una muestra de 2 landing pages con argumentos emocionales:

Tommy Hilfiger

 

Argumentos emocionales: Tommy Hilfiger

Los argumentos emocionales pueden funcionar con promesas de todo tipo. Una de las más habituales es la de emplear un eslogan como el de Tommy Hilfiger: «An Island State of Mind». Este argumento resume perfectamente la idea de un producto vivo, cercano y llamativo, pero sin necesidad de recurrir a argumentos de otro tipo.

La landing page de Tommy Hilfiger es una landing page de conversión. El principal objetivo es que con todo el diseño el usuario se registre y acceda al servicio. La landing page, busca nuevos clientes o que los que tenga puedan acceder al propio servicio.

Tommy Hilfiger espera atraer especialmente al público jóven, de ahí la utilización del slogan y de la imagen con público joven. La relación de la marca con el producto es claro y el espíritu del slogan inunda todo el conjunto. Aun con un diseño muy llamativo en la parte de la imagen central, Tommy Hilfiger consigue que las miradas vayan directas al formulario superior, parte central de toda conversión.

Basecamp

basecamp

 

En ocasiones, los argumentos emocionales y los racionales son prácticamente parecidos, un mismo argumento puede tener carga emocional y racional. El ejemplo es el de Basecamp. Su landing page es claramente de captación, pero no utiliza un argumento racional al uso.

La argumentación de la página se basa en el esfuerzo que tiene que realizar el sitio web para mantener a la gente en el mismo sitio. No es un argumento basado en el coste, en la inversión o en las ventajas competitivas, no, es un argumento basado en el esfuerzo, algo relacionado directamente con el aspecto emocional. La imagen seleccionada va encaminada hacia ese objetivo, destacar el fuerte trabajo que tiene que hacer.

El conjunto se refuerza con un mensaje más racional, el basado en los números. Las empresas que utilizan Basecamp, el número de compañías que se han sumado en la última semana, etc. Todos estos elementos hacen referencia al lado más racional del ser humano, pero sirven para complementar el mensaje emocional, el principal de la landing page.

Al ser una landing page de captación, en su lado derecho puedes encontrar el formulario por el que se busca que las empresas se unan. En este formulario sí se puede encontrar un argumento racional habitual, el de la gratuidad. El precio, como podrás ver después es un argumento racional de libro, ya que todos los usuarios desean conseguir un producto a un precio más bajo.

 

Argumentos racionales

Los argumentos racionales, en el otro lado, son los que emplean promesas más tangibles. El precio, los descuentos, los packs, los 2×1 o las ofertas entran dentro del mundo de los argumentos racionales.

La particularidad del argumento racional es que parte, en cierta medida, de una aspiración emocional. El cliente debe desear algo. La aspiracionalidad a conseguir algo es clave para que después se pueda utilizar el argumento racional. Ten en cuenta que el argumento es el último paso que se va a dar para que el cliente compre el producto, es decir, para que convierta.

Te presentamos 3 ejemplos de argumentos racionales que te ayudarán a comprender mejor este tipo de argumento:

Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)

UNIR

 

Ejemplo de libro de argumento racional. Entre los tipos de argumentos de landing page el racional es el más sencillo de encontrar, ya que la mayoría de sitios la emplean. La Universidad Internacional de La Rioja, no es una excepción a este empleo de argumentos.

La principal llamada de la landing page de la UNIR es la de las ventajas de cursar sus estudios online. Aunque es más habitual recurrir al precio, el descuento, los profesores, la tipología del curso y los descuentos son otro tipo de argumento que funciona muy bien en las landing pages de captación con argumentos racionales.

En este tipo de landing pages se emplean argumentos como, el número de profesores y sus nombres, el precio completo o el descuento por matricularse antes de una fecha y los títulos y competencias adquiridas mediante el propio curso. Es un caso típico de argumento racional en el que destacan las ventajas más racionales del producto de venta, en este caso, un curso. Aquí no tienen cabida las experiencias, las promesas intangibles o las vivencias, se trata de otro tipo de argumentación.

Vueling

vueling

 

Otro ejemplo de argumento racional es el que usan los clubes de clientes. El ejemplo de myVueling va por ese camino. Se trata de un grupo de clientes en el que puedes obtener ventajas en las compras si formas parte. El argumento es totalmente racional, ya que no basa su argumentación en la emoción del premio, sino en el premio en sí.

La ventaja de obtener ventajas que de otra manera no conseguiría el cliente. Las ventajas son poder comprar más rápido, sumar puntos que se puedan cambiar por vuelos o guardar los datos de compras recientes. La parte racional del ser humano valora llegar a aquello que no puede conseguir de otra manera.

Pertenecer, por tanto, a un grupo o club donde esas aspiraciones pueden hacerse realidad es clave en la parte racional del ser humano. La razón le dice que al cliente que pertenecer a este club, myVueling, es conseguir todas estas ventajas. ¿Se puede rechazar un argumento similar?

MDirector

 

 

La landing page de MDirector, donde invitan a sumarse y registrarse, es otro ejemplo de landing page con argumentos racionales. En la parte izquierda encontramos los argumentos principales para convencer al potencial cliente de unirse al servicio. Los argumentos se muestran en forma de lista y con las principales ventajas: número de contactos, rapidez, precio, limitaciones, competitividad o número de envíos.

Los argumentos racionales son los que mejor funcionan en este tipo de landing pages. Así mismo, el titular «Regístrate y prueba gratis nuestra plataforma de Email Marketing» es un ejemplo habitual de argumento racional. La palabra gratis suele ser típica en este tipo de landing pages, ya que el factor del precio tiende a ser el que más influye en la decisión de conversión del cliente.

Además del mensaje en el titular, el botón de acción en el formulario de la parte derecha también refuerza ese mensaje. La gratuidad del servicio, recalcado en el formulario, vuelve a ser el principal argumento para sostener la landing page. Atrae así a los clientes y destaca las principales ventajas del servicio para garantizarte un mejor rendimiento con tu landing page de captación.

Elige tus argumentos y crea tus propias landing pages. Para eso, desde MDirector recomendamos probar Landing Optimizer, una herramienta con la que podrás crear en pocos minutos landings optimizadas para escritorio y móvil, de forma sencilla y sin necesidad de conocimientos técnicos.

Whitepaper Gratuito Estrategias de Marketing Automation para empresas
Estrategias de Marketing Automation para empresas ganadoras

¿Estás buscando una Herramienta de Email Marketing profesional?