¿Qué es un webhook y para qué sirve? guía breve

¿Qué es un webhook y para qué sirve?

2 marzo, 2020 por NewsMDirector
¿Te ha gustado este artículo?

qué es un webhook y para qué sirve

¿Sabes qué es un webhook y para qué sirve? Los webhooks son una herramienta increíble que te ahorra mucho trabajo. Son muy populares hoy en día. Y su popularidad significa que se pueden integrar en la mayoría de las aplicaciones web que existen.

Los webhook tienen una gran cantidad de usos y abren muchas posibilidades. Uno de ellos puede ser conectar tu software de email marketing con otras aplicaciones. Por ejemplo, puede servir para conectar tu pasarela de pagos para que el usuario reciba un correo cada vez que un pago rebota.

También puedes usarlos para sincronizar datos de clientes con otras aplicaciones. Por ejemplo, si un usuario cambia su dirección de email, el webhook te permite asegurarte de que este cambio también quede reflejado en el CRM.

Es muy posible que los hayas utilizado y ni siquiera sepas qué es un webhook. Aquí podrás aclarar todas tus dudas y aprender a sacarles partido a estas poderosas herramientas de automatización.

Qué es un webhook

Un webhook es, por decirlo de la manera más sencilla, una sistema de comunicación automático entre apps. Lo que hacen es aportar una solución sencilla para el intercambio de datos entre aplicaciones web, o incluso entre nuestro sitio web y esas aplicaciones.

Diferencias entre una API y un webhook

API

Muy a menudo se confunden los webhooks con las API, o son mencionados conjuntamente. Aunque son dos cosas similares que pueden ayudarte a conseguir el mismo resultado, en realidad son cosas distintas.

Los webhooks son herramientas para que las diferentes aplicaciones puedan comunicarse entre sí. Por su parte, las API utilizan una interfaz de programación de aplicaciones. Suelen confundirse porque el mismo servicio que ofrece una webhook también puede ofrecerlo una API.

De hecho, las API suelen ser soluciones más flexibles e independientes. Sin embargo, en ocasiones su uso no resulta viable. Sobre todo, en proyectos muy pequeños o por la falta de conocimientos técnicos para manejarlas que pueden hacer el proceso muy complejo.

En estos casos, utilizar una webhook resulta más asequible. Los webhook son más sencillos de utilizar que las API. Pero ¿cuál es la principal diferencia entre API y webhook?

Pues se trata de cómo reciben los datos. Con una API los datos se obtienen a través de un proceso conocido como «sondeo». El sondeo se produce cuando tu aplicación realiza periódicamente una solicitud a un servidor API para verificar si hay nuevos datos.

Por otro lado, el webhook permite al proveedor enviar datos a su aplicación en tiempo real. Esta es la razón por la que los webhooks a veces reciben el nombre de «API inversas».

API y webhook no son excluyentes

Saber qué es un webhook y qué una API te ayudará a elegir el sistema que mejor encaje con tu proyecto. Sin embargo, que sean distintos no quiere decir que sean excluyentes. Pueden utilizarse conjuntamente y, de hecho, es muy común verlos trabajando juntos.

Por ejemplo, habitualmente funcionan juntas cuando se tiene una aplicación web que en cuanto se produce un evento envía datos hacia otra aplicación que disponga de API. Estas pueden ser gestores de correo, redes sociales etc.

En estos casos se envía información desde la aplicación hacia una URL de control que es la que funciona como webhook. En ella se recogerán los datos y se realizará la llamada a la API  para transmitirle la información.

Cómo funciona un webhook

Cómo funciona un webhookAhora que ha quedado claro qué es un webhook y en qué se diferencia de una API, es momento de comprender con mayor profundidad cómo funcionan. Los webhook son envíos de solicitudes http definidas anteriormente por el usuario que se activan por eventos específicos.

Son como unos pequeños fragmentos de código que están vinculados a una aplicación web y que, ante determinadas acciones, se envían a una URL que ha especificado el usuario en forma de solicitud http. Se puede incluso configurar un evento en un sitio para que desencadene una acción en otro.

Para que los webhooks funcionen en necesario registrar una URL para notificarle cada vez que ocurra un evento. La ruta creada debería contener la lógica que se ejecutará una vez que ocurra el evento.

De esta manera, un sistema no tiene que conocer la naturaleza de lo que debe ejecutarse. Solo tendrá que hacer un seguimiento de las rutas a las que notificar. Y esto resulta en una poderosa herramienta de automatización. La aplicación que recibe la información desde la URL especificada no solo sabe lo que ocurrió, sino cómo debe reaccionar al evento.

Algo a tener en cuenta aquí es que la lógica debe ser accesible a través de una solicitud http POST. Una solicitud POST es un método que permite la transferencia de información en el cuerpo de la solicitud por medio de http.

Es directamente en el cuerpo donde encontrarás la información que específica qué evento ha ocurrido. Además, también incluirá información sobre qué usuario lo activó, a qué hora y más datos específicos del evento, así como tambien el formato del texto (JSON, XML). Por ello, es recomendable siempre leer el documento.

Por qué no debes ignorar los webhooks

No solo es importante saber qué es un webhook y cómo funciona. También es interesante saber por qué deberías implementarlos en tus estrategias de marketing automation.

Y es que los webhooks son herramientas ideales para conocer qué transacciones ocurren dentro de una aplicación. Por ejemplo, son útiles para:

  • Conocer los eventos que han ocurrido.
  • Sincronizar automáticamente todos los datos con todas las aplicaciones web que utilices.
  • Actualizar ciertas funcionalidades de las aplicaciones en función de la necesidad.
  • Conectar y comunicar aplicaciones diferentes de manera que un evento en una dispare una acción en otra.

Entender qué es un webhook es entender que tienen un papel relevante en los sistemas de automatización de notificaciones de cualquier proyecto web. La automatización supone un ahorro enorme de tiempo. Además, puedes mantener actualizado tu CRM en tiempo real para que no pierdas ninguna oportunidad.

Mejores prácticas para trabajar con webhooks

emailing

Ahora ya sabes qué es un webhook y por qué resultan tan útiles. Pero ¿cómo sería ponerlos en marcha en la vida real? Hacerlo es relativamente sencillo. La principal razón es que los webhooks quedan libres de la complejidad que suelen manejar las API.

Además, hay una gran cantidad de herramientas que pueden ayudarte a ahorrar mucho tiempo durante el proceso. Hay una serie de pasos y buenas prácticas antes de lanzarte de cabeza a la piscina.

1.- Consultar la documentación del webhook

Lo más recomendable es siempre leer la documentación del webhook antes de ponerte manos a la obra. Quizá parezca una nimiedad, pero si terminas cogiendo soltura en esto puedes pensar que no necesitas realizar nunca este paso. Sin embargo, esto puede costarte mucho tiempo a largo plazo.

2.- Verificar que los eventos se envían

A continuación, lo mejor es verificar que los eventos se están enviando realmente. Hay muchas herramientas que puede ser de gran utilidad para hacerlo. Estas son capaces de recopilar cualquier solicitud enviada a esa ruta para inspeccionarla. Es una forma muy sencilla de confirmar el correcto funcionamiento de una ruta y asegurarte de que vas a recibir los datos de los eventos sin problema.

Además, también puedes aprovechar para verificar si los datos contenidos en el cuerpo de las solicitudes se corresponden con los objetos correctos como se recoge en los documentos.

3.- Probar primero a configurarlos en Local

Una buena idea suele ser comenzar primero de forma local. De esta manera, puedes utilizar toda la tecnología y hacer todo tipo de pruebas en un entorno controlado. Aquí tienes que tener en cuenta que la lógica que están utilizando en tu webhook estará alojada en tu ordenador nada más.

Por ello, no podrás hacer pruebas comunicando aplicaciones que estén en Internet. Para solventar este problema tienes herramientas como ngrok, que se utiliza para hacer público tu localhost.

Si no quieres abrir tu localhost aún, siempre puedes probar a rechazar las solicitudes. Existen herramientas como Postnam o Insomnia que te permiten falsificar solicitudes http manualmente.

4.- Alojar la lógica creada

Cuando tienes todo preparado es hora de hacer pruebas con datos en tiempo real. Como se ha mencionado en el punto anterior, con ngrok puedes abrir tu localhost al mundo exterior. Si las pruebas van bien y todo funciona correctamente es hora de alojar tu lógica. Hay dos formas de hacerlo:

  • Alojarla en un servidor completo.
  • Alojarla utilizando funciones sin servidor.

El mayor beneficio de los webhooks es, en pocas palabras, las notificaciones instantáneas y en tiempo real. Lo que se traduce en eficiencia adicional, el poder de escalar aplicaciones y el fácil acceso a las funcionalidades externas.

Con los webhooks no es necesario sondear los datos como en una API. Mientras está ocurriendo el evento se están transmitiendo los datos a otras aplicaciones. Gracias a los webhooks puedes tener un mayor control sobre lo que ocurre con tus emails. Además, te permite tener tu CRM siempre actualizado.

¿Quieres optimizar el proceso de comunicación entre tu software de correo electrónico y otras aplicaciones? MDirector es una plataforma de envíos masivos de email marketing profesional y con gran experiencia. Optimiza tu estrategia y llega a tus clientes de la forma más efectiva. Regístrate ya.

Whitepaper Gratuito Email Marketing
10 consejos para crear buenos envíos de Email Marketing

¿Estás buscando una Herramienta de Email Marketing profesional?