SPF, DKIM y DMARC: cómo influyen en la seguridad de tus envíos

SPF, DKIM y DMARC: cómo influyen en la seguridad de tus envíos

6 noviembre, 2019 por NewsMDirector

Protocolos de autenticación SPF, DKIM y DMARC

Seguro que te has topado más de una vez con los términos SPF, DKIM y DMARC si habitualmente realizas campañas de emailing. O en más de una ocasión has oído que es importante tenerlos bien configurados o que son muy importantes para la seguridad.

¿Pero sabes qué significan estos tres protocolos? ¿Sabes cómo influyen en la seguridad de tus envíos? SPF, DKIM y DMARC son tres protocolos de autenticación y principalmente están destinados a asegurarse de que los correos electrónicos lleguen correctamente a los destinatarios, que no acaben en la bandeja de SPAM y a evitar el pishing.

Estas dos últimas circunstancias son muy habituales desde que Internet se hizo global. Además, ha ido en incremento paralelamente al crecimiento de usuarios de estas tecnologías. Cada vez hay más personas conectadas. Y cada vez surgen nuevas formas fraudulentas de robar datos personales.

A pesar de la implementación de una gran cantidad de medidas de seguridad, día a día siguen llegando un gran número de correos basura que saturan la bandeja de los usuarios, y se producen nuevos casos de pishing que suponen un riesgo elevado para las personas y las empresas.

El pishing, una de las prácticas más habituales de los ciberdelincuentes

El pishing es una táctica utilizada por estafadores y ciberdelincuentes para suplantar la identidad de sitios de confianza y hacerse con los datos de los usuarios. Aunque la mayoría de personas habituadas a utilizar Internet y el correo electrónico están familiarizadas con estos peligros, las víctimas de estos delitos no dejan de crecer.

El pishing normalmente consiste en falsificar correos fingiendo ser remitentes de confianza. Suelen ser entidades bancarias, páginas muy conocidas o servicios online como PayPal. Su fin es robar datos confidenciales como números bancarios y tarjetas.

Normalmente, se basan en correos donde un remitente de confianza asegura que ha habido algún problema de seguridad, o pide cambiar o actualizar los datos del cliente. De esta manera, ofrecen un enlace que el usuario debe seguir hacia una página fraudulenta. En ella se le pedirá que rellene unos datos personales con el fin de sustraerlos para todo tipo de usos indebidos.

Aunque también pueden suplantar la identidad de clientes o personas para, por ejemplo, desviar pagos a otras cuentas interceptando comunicaciones vía email. Es relativamente sencillo caer en este tipo de estafas ya que los delincuentes utilizan el mismo dominio que la organización que fingen ser para conseguir sus objetivos.

Para una empresa, esto puede suponer no sólo una pérdida económica. También puede derivar en una devaluación importante de su reputación llegando a perder la confianza de los clientes.

¿Qué son los protocolos SPF, DKIM y DMARC?

Afortunadamente, se han producido mejoras en la seguridad y la protección frente a este tipo de ataques. Y concretamente, con el surgimiento de los protocolos SPF, DKIM Y DMARC hace relativamente poco tiempo. Gracias a ellos puedes evitar que terceros puedan hacerse pasar por ti suplantando a tu empresa y usando tu nombre de dominio.

Cada uno de estos protocolos tiene una función determinada que, aunque no son lo mismo, trabajan conjuntamente para mejorar la seguridad de los envíos de correo electrónico. Sería, por tanto, conveniente aclarar qué significan cada uno, cómo funcionan y de qué manera ayudan a proteger tu identidad y, por tanto, a tu compañía.

1.- SPF- Sender Policy Framework

Autenticacion SPF

El protocolo SPF hace referencia a los términos Sender Policy Framework. Se trata de un estándar de autenticación que vincula una o varias cuentas de correo electrónico con un nombre de dominio exclusivamente. Es decir, determina qué remitentes pueden enviar comunicaciones desde ese dominio.

Por tanto, el SPF se puede considerar como el principal protocolo de lucha contra el SPAM. Se trata de un registro DNS del dominio de origen. Y esto, en cierta manera, refuerza a su vez la seguridad de los correos recibidos. La razón es que los propietarios o administradores del dominio son los únicos que pueden añadir o cambiar la lista de correos autorizados.

En cuanto a su funcionamiento, el protocolo compara el correo recibido con la lista de direcciones autorizadas. Tras la comprobación, se encarga de permitir la comunicación o bloquearla.

Configurarlo es muy sencillo. Solo hay que acceder al servidor DNS y habilitar su uso. Además, deben configurarse ciertos parámetros para indicarle cómo debe actuar el servidor al recibir un correo con SPF.

Contar con un protocolo SPF configurado es fundamental para que tus envíos lleguen a tus destinatarios. Los servidores que utilizan esta forma de comprobación son más seguros y protegen frente a emails fraudulentos o spammers.

2.- DKIM- DomainKeys Identified Mail

Cómo funciona el protocolo DKIM

Este protocolo también es muy útil para luchar contra el SPAM y el pishing. En realidad, se trata de un sistema cuyo origen se remonta a Yahoo y que se ha ido desarrollando y perfeccionando. Permite validar un correo comprobando inequívocamente que su origen es el reflejado en las cabeceras de los emails.

Aunque no está específicamente diseñado para funcionar como un anti-spam, puede usarse para este objetivo. En realidad, un usuario puede enviar correo basura desde su propio servidor si así lo desea. Sin embargo, el uso de este protocolo permite determinar la legitimidad de todos los correos.

Si todo el mundo lo utilizara, todos los correos que no contengan DKIM podrían ser desechados automáticamente.  Y aunque los spammers utilizasen dominios propios, sus correos acabarían rápidamente en la lista negra de SPAM.

Se trata, por tanto, de firmar digitalmente tu email con tu nombre de dominio. Al llegar un correo, el servidor del destinatario comprueba con el servidor DNS del remitente y si la firma coincide, valida el mensaje. De esta manera, la autenticidad del mensaje queda asegurada con un sistema de extremo a extremo. Gracias al DKIM es más sencillo evitar el correo no deseado.

3.- DMARC- Domain-Based Message Authentication, Reporting and Conformance

Funcionamiento del protocolo DMARCPara mejorar la seguridad de todos los envíos, los protocolos SPF, DKIM y DMARC son esenciales. De hecho, este último viene a complementar en materia de seguridad a los dos primeros. Y es que se trata de un estándar específicamente diseñado para evitar la usurpación de la identidad y el pishing.

Lo que hace es verificar la legitimidad de los correos en función del SPF y El DKIM que se han establecido anteriormente en el servidor DNS de un dominio. De esta manera, si el mensaje no corresponde con la autenticación del SPF o del DKIM, se interpretaría como actividad fraudulenta y se bloquearían los envíos aunque parezcan venir de un dominio confiable.

El protocolo DMARC es una de las tecnologías más utilizadas para comprobar la fiabilidad de las direcciones de email. No sólo ayuda a protegerse frente al envío de correos basura. También es una de las mejores formas de disuadir a estafadores y ciberdelincuentes.

SPF, DKIM y DMARC: por qué son importantes estos protocolos

Ahora que ha quedado claro qué son los protocolos SPF, DKIM y DMARC, puedes empezar a hacerte una idea de por qué es importante asegurarse de trabajar con ellos. Todo aquel que envíe o reciba correos electrónicos quiere que sus mensajes estén protegidos. Y esto se consigue evitando el mal uso de su propia dirección de correo electrónico.

¿Pero por qué se necesita trabajar con los tres? Cada uno de estos protocolos tiene un papel diferente en la seguridad de los envíos de correo. SPF, DKIM y DMARC combinan herramientas estandarizadas de autenticación y cifrado (firmas públicas y privadas; registros DNS, etc) para verificar la identidad de los remitentes de correo electrónico.

Ventajas de usar SPF, DKIM Y DMARC en tu servidor de correo electrónico

Está claro que si quieres conseguir el éxito con tus estrategias de email marketing, es indispensable tener en cuenta estos protocolos de seguridad. No sólo puedes evitar caer en la bandeja de SPAM de tus destinatarios o evitar la suplantación de identidad, sino que esto influye en otros aspectos:

  • Tiene impacto sobre la reputación de tu marca. La falta de protocolos de seguridad como el SPDF, DKIM y DMARC puede hacer que con demasiada frecuencia tus correos acaben de la bandeja de «no deseado». Y esto afecta negativamente a tu reputación. Si los clientes consideran que no eres una fuente fiable es muy probable que pierdan la confianza en tu marca.
  • Mejora la entregabilidad. Este es uno de los factores más importantes al hablar de campañas de emailing. El éxito de la misma es directamente proporcional a la entregabilidad de tus envíos. Y si tu dominio goza de buena reputación y es fiable, la entregabilidad de tus mensajes también es más eficiente.
  • Reduce el riesgo de ser víctima del pishing. Al tratarse de protocolos dedicados a verificar la identidad de los remitentes, evita que estafadores y ciberdelincuentes puedan hacerse pasar por un dominio de confianza al que le han suplantado la identidad usando el mismo nombre.

Siempre es recomendable utilizar protocolos de verificación en campañas de envíos masivos de mailing. La protección contra el pishing es vital en el entorno digital. Por ello, si buscas una mayor seguridad en tus envíos, prueba a trabajar con la plataforma de Email Marketing MDirector. Los mejores expertos te están esperando para ayudarte a conseguir tus objetivos. ¡No esperes más y regístrate!

Whitepaper exclusivo
¿Tiene tu empresa problemas de reputación en Email Marketing?
Conoce las 7 claves para no caer en los filtros antispam

¿Estás buscando una Herramienta de Email Marketing profesional?