9 tipos de rebotes por los que no llegan tus emails | Guía completa

9 tipos de rebotes por los que no llegan tus emails

26 julio, 2017 por NewsMDirector
¿Te ha gustado este artículo?

tipos de rebotes

Conocer cada uno de los diferentes tipos de rebotes que se pueden producir en una campaña de email marketing es fundamental si quieres hacer un buen análisis de tus estrategias. De hecho, la primera conclusión que debes sacar si sufres alguno de los tipos de rebotes existentes es que tu base de datos no está limpia. Y eso es un gran problema.

Una de las métricas fundamentales en toda campaña de email marketing es la tasa de rebotes. Que muestra el volumen de los correos electrónicos enviados que, por las razones que sean, no han llegado a su destinatario. Y una vez que hayas dado el pistoletazo de salida a tu campaña de email marketing, necesitas este indicador para saber qué está pasando con tus envíos.

Entre todas las cosas que te pueden salir mal en una campaña de email marketing, una de las peores es que tus mensajes no lleguen a tus destinatarios. Que formen parte de algunos de los tipos de rebotes. Porque entonces ni siquiera habrán importado todos tus esfuerzos para crear un contenido llamativo, un diseño atractivo y una llamada a la acción irrechazable. Ni mucho menos tus largas horas pensando en un asunto que pidiera a gritos que el mensaje fuera abierto.

Uno de cada cinco emails que se envían no llega a la bandeja de entrada de los suscriptores. Por ello, las bajas tasas de entrega son uno de los retos más críticos con los que te puedes encontrar si trabajas en email marketing.

Tipos de rebotes

tipos de rebotes

Siempre existe la posibilidad de que ciertos correos no lleguen a sus destinatarios y sean rebotados. Pero, ¿cuál es la razón principal por la que surge este proceso? En realidad son muchos los factores que determinan la entrega. Pero uno de ellos es que tu base de datos no está totalmente optimizada y cuenta con direcciones que podrían no ser reales. Y que no lo sepas.

De hecho, un 21% de los correos electrónicos de las marcas nunca llega a la bandeja de entrada de los usuarios. Los filtros antispam son los que se ocupan de bloquearlos y hacen que se queden por el caminoÉsta es una de las razones por las que tus campañas de emailing pierden efectividad y conversiones.

En definitiva, existen muchos tipos de rebotes que deberías conocer. Y teniendo en cuenta el habitual error que suele suceder de confundir los emails rebotados con correos ignorados por el usuario, es importante aclarar todos los conceptos y conocer todos los tipos de rebotes.

Rebotes duros o Hard Bounce

Se producen porque se envían mensajes a direcciones de email que resultan inválidas por muy variadas razones. Y estos intentos fallidos son constantes. Es decir, nunca van a llegar las campañas a los usuarios porque o no existen o están deshabilitados. En este caso, la herramienta considerará ese contacto como inactivo y no se le tendrá en cuenta para próximos correos. Quedará automáticamente descartado.

La plataforma de emailing MDirector, por ejemplo, elimina estos contactos y los bloquea de manera automática en la plataforma en el instante en el que se producen los rebotes. Algunos de los tipos de hard bounce son:

1.- Bad Domain o Error de dominio

tipos de rebotes

Estos tipos de rebotes se dan cuando la dirección de correo electrónico está mal escrita o tiene un formato que no es válido.

Por ejemplo, en vez de escribir «hotmail» en el momento en el que el usuario rellena tu formulario de suscripción, se confunde y escribe «homail» o se confunde con alguna letra.

La herramienta de MDirector, en este caso, elimina la dirección pero no el contacto. Por lo tanto, si has detectado este error no deberías dudar en contactar con el usuario por algún otro canal. No obstante, aunque el error podría ser totalmente inconsciente, también hay quienes dan un correo electrónico falso para no recibir mensajes.

2.- Relaying Issues (Transmisión del Servidor)

tipos de rebotes: Relaying Issues

Estos errores surgen cuando no se dispone de una autorización por parte del servidor de destino para realizar la entrega. Por lo general, ocurre por la IP o por la dirección del remitente. Y, como puedes imaginar, afecta sobre todo a dominios corporativos.

Esta es una de las razones principales por las que se recomienda utilizar el double opt-in. Una buena estrategia de double opt in debe tener en cuenta los siguientes pasos:

  1. El usuario debe aceptar las condiciones y cumplimentar el formulario de suscripción de tu landing page.
  2. Recibirá un email de bienvenida en el que se incluirá un enlace para volver a confirmar que quiere recibir tus comunicaciones.

Con este doble proceso se evita uno de los tipos de rebotes duros más habituales.

3.- Inactive Mailbox

tipos de rebotes

Este es otro de los tipos de rebotes duros que surgen en el momento en el que el buzón del destinatario está inactivo. Se trata de un aviso previo a la cancelación definitiva de una dirección, y susceptible de convertirse en spamtrap. Que son cuentas de correo electrónico inexistentes o vacías que proveedores como Hotmail, Gmail o Yahoo utilizan para detectar a aquellos remitentes que se dedican a enviar emails sin la autorización del receptor.

Y, por lo tanto, aunque intenten pasar por cuentas reales, no pertenecen a una persona real. El único propósito de estas cuentas es identificar a los spammers que no utilizan listas de correo optimizadas.

Para evitar caer en estos tipos de rebotes y sobre todo para esquivar los spamtraps, necesitas incorporar ciertas buenas prácticas en tus campañas de emailing:

  1. No compres bases de datos, créalas tú mismo.
  2. Mantén limpia y actualizada tu base de datos.
  3. Utiliza una software de email marketing profesional que te garantice la reputación.
  4. Aplica el double opt-in.

Además de estos tres tipos de rebotes duros, dentro de esta categoría puedes encontrarte con:

  • Email Deshabilitado: El email de destino al que envías la campaña ya no existe.
  • Routing Errors. Se trata de emails con un dominio existente pero que no tienen un servicio de correo definido.
  • Feedback Loop: El destinatario ha indicado de manera explícita que considera el envío como spam.

Rebotes blandos o Soft Bounce

Estos tipos de rebotes aparecen por problemas puntuales. Por ejemplo, cuando el buzón está lleno o cuando existen problemas con el servidor de destino. Y cuando se llega a esta situación, lo más habitual es que se vuelva a intentar enviar el mensaje. Si el error persistiese a lo largo del tiempo se consideraría como rebote duro y, como tal, quedaría descartado.

En este caso, MDirector, los bloquea con una gestión de bajas cuando se producen tres intentos fallidos. Y, posteriormente, los elimina. Algunos de los rebotes blandos más habituales son:

4.- Spam Related

tipos de rebotes

Se asignan a esta categoría cuando los filtros del servidor determinan que el envío es spam. Los filtros más estrictos se encuentran en los dominios corporativos. Una posibilidad para evitar caer en este error es pedir en el email al destinatario que añada la dirección de remitente a su agenda de contactos.

5.- Policy Related o por la política de la empresa de destino

tipos de rebotes

Lo más habitual es que el tipo de rebote anterior y éste se lleguen a confundir. Pero, en este caso, el rebote también incluye restricciones de los dominios en el momento de aceptar los emails por parte de los clientes de correo. Por lo tanto, maneja y trata de políticas de seguridad.

6.- Email devuelto

tipos de rebotes: email devuelto

Es el tipo de error más complicado de catalogar. Emails con los que ha habido problemas con el servidor remoto, por una mala conexión con el mismo. Cada servidor puede devolver el error con un mensaje que es personalizable.

7.- Content Related o los tipos de rebotes relacionados con el contenido

optimizar imágenes en email marketing

Los mensajes, en estos casos, se suelen bloquear o negar directamente porque los contenidos no son adecuados. Es decir, se pueden considerar como spam. Existen diversos motivos por los que puedes ser catalogado como spam. Para evitarlo, deberías tener en cuenta estos puntos:

  1. Personaliza los emails.
  2. Sé conciso.
  3. No utilices demasiadas imágenes.
  4. No incluyas muchos enlaces.
  5. Evita ser agresivo con la venta.
  6. Por supuesto, evita palabras como GRATIS y signos como $ o €.

8.- Invalid sender

tipos de rebotes

Se da cuando la dirección de remitente no tiene el formato correcto. Se puede dar también si se produce un «callback verification«, que es una técnica anti-spam que verifica si una dirección ha sido falsificada.

9.- Buzón lleno

tipos de rebotes: buzón lleno

El correo de destino está deshabilitado por encontrarse lleno en este preciso momento. El email estará 24 horas esperando para poder entrar. Si después de este tiempo no se le permite entrar, el cliente no lo recibirá.

Pero además, los rebotes blandos pueden incluir:

  • Bad Configuration (Error de configuración). Mensaje rechazado debido a problemas de configuración del servidor remoto.
  • Bad Connection (Error de Conexión). Email devuelto debido a una mala conexión con el servidor remoto.
  • Message Expired (Mensaje Caducado). Se asignan a esta categoría los emails que, tras 72 horas intentando entregarse, son devueltos.

En definitiva, es importante que entiendas que no hay una guía 100% efectiva para evitar todos los tipos de rebotes. Pero sí consejos para que puedas esquivarlos y no caer en ellos con frecuencia. No obstante, si tras conocer los tipos de rebotes de email quieres mejorarlos, la plataforma de email marketing de MDirector es la solución perfecta. Mediante ella no sólo evitarás caer en muchos de estos bounces. Además, podrás comunicarte y fidelizar a tu público enviando novedades de forma personalizada.

Whitepaper exclusivo
Cómo configurar el SPF y DKIM
Configura SPF y DKIM y haz que tus campañas de Email Marketing funcionen mejor

¿Estás buscando una Herramienta de Email Marketing profesional?