Qué tipo de rebotes de email puede sufrir tu campaña

Qué tipo de rebotes puede sufrir tu campaña de email y cómo evitarlos

25 noviembre, 2016 por NewsMDirector

rebotes de email

Los rebotes de email son una de las métricas esenciales que indican que tu base de datos no está lo suficientemente limpia. Una vez puesta en marcha tu campaña de emailing puedes aprender mucho de los resultados. Que no siempre son buenos.

Siempre existe la posibilidad de que ciertos correos no lleguen a tus destinatarios y reboten. De hecho, una tasa alta de rebotes es el indicador perfecto de que algo en tu base de datos no va bien. Sin embargo, además de los diferentes tipos de rebotes es aconsejable que conozcas también cuáles son las métricas esenciales para email marketing.

Así te resultará más fácil dar con el verdadero problema que hace que tu campaña no consiga los objetivos esperados y lo soluciones. Es posible que muchos confundan los emails rebotados con los correos ignorados por el usuario. Pero no es lo mismo.

Para dejar todos los términos claros, te explicamos, a continuación cuáles son los tipos de rebotes de email fundamentales y cómo evitarlos:

Tipos de rebotes de email

rebotes de email

Antes de nada, ¿sabes cómo calcular tu tasa de rebotes de email? Debes restar al total de correos enviados los que han sido entregados. Tras esta operación, deberás dividir esa cifra de nuevo entre el número de emails totales enviados. No olvides que el resultado se muestra siempre en porcentaje.

Este porcentaje influye de manera potencial sobre la tasa de aperturas. En la infografía superior se muestran 10 de las razones por las que se producen los rebotes de email. Para saber cómo evitarlos es importante conocer los tipos de errores más comunes que hacen que los emails no lleguen a su destino. Suelen dividirse en dos categorías: los rebotes duros y los rebotes blandos.

1. Rebotes duros o Hard Bounce

Son direcciones que resultan inválidas por varios motivos. Puede que la cuenta de correo esté mal escrita o que la dirección que se facilita sea una cuenta que en realidad no existe. En este caso la herramienta considerará ese contacto como inactivo y no se le tendrá en cuenta para próximos correos. Es decir, quedará automáticamente descartado.

La plataforma de emailing MDirector, por ejemplo, elimina estos contactos y los bloquea de la plataforma en el instante en el que se producen los rebotes.

Algunas de las razones por las que se producen rebotes de email Hard Bounce son:

  • Email deshabitado. El email de destino, al cual le envías la campaña, ya no existe.
  • Email inactivo. La dirección a la que lanzas los mensajes ya no está activa.
  • Routing Errors (Error en la asignación de la ruta). Son emails con un dominio existente pero que no tienen un servicio de correo definido (no disponen de registro MX declarado).
  • Bad Domain (Error de Dominio). Es un correo erróneo porque el dominio es incorrecto (por ejemplo: en vez de poner “gmail” pone “gmai”). En este caso, lo habitual es que las herramientas de emailing borren el email pero no el contacto.
  • Bad-Mailbox (Error en el Buzón de Correo). Mensajes rechazados por una dirección de email no válida o de un usuario inexistente.
  • Inactive mailbox. Se produce cuando el buzón del destinatario está inactivo. Es un aviso previo a la cancelación definitiva de una dirección, y susceptible de convertirse en una cuenta “spam trap“.
  • Relaying Issues (Transmisión del Servidor). Estos errores surgen cuando no se dispone de una autorización por parte del servidor de destino para realizar la entrega (puede ser por la IP o por la dirección de remitente) y afecta sobre todo a dominios corporativos.
  • Feedback Loop. El destinatario ha indicado de manera explícita que considera el envío como spam.

2. Rebotes blandos o SoftBounce

Estos rebotes surgen por problemas que suelen ser puntuales. Por ejemplo, debido a efectos circunstanciales como que el buzón está lleno o que existan problemas con el servidor de destino. De hecho, cuando esto ocurre lo normal es que se vuelva a intentar enviar el mensaje. Si el error persistiese a lo largo del tiempo se consideraría como rebote duro, y como tal, quedaría descartado.

En este caso, MDirector, a través de su plataforma de gestión de bajas los bloquea cuando se producen tres intentos fallidos. Y, posteriormente, los elimina.

Dentro de esta categoría de rebotes blandos se encuentran estos tipos de errores:

  • Error de Protocolo. Se trata a un correo rechazado por los mensajes del protocolo STMP o secuencias de errores de sintaxis (espacio entre caracteres; “ñ”; una coma en vez de un punto,…).
  • Bad Configuration (Error de configuración). Mensaje rechazado debido a problemas de configuración del servidor remoto.
  • Bad Connection (Error de Conexión). Email devuelto debido a una mala conexión con el servidor remoto.
  • Buzón Lleno (Quota issues). El correo de destino en esos momentos está deshabilitado por encontrarse lleno. Por ello, el email estará 24 horas esperando para poder entrar. Si después de este tiempo no entra, el cliente ya no lo recibirá.
  • Message Expired (Mensaje Caducado). Se asignan a esta categoría los emails que, tras 72 horas intentando entregarse, son devueltos.
  • Spam Related. Los rebotes se asignan a esta categoría cuando los filtros del servidor determinan que el envío es spam. Una opción para evitarlo es pedir en el email al destinatario que añada la dirección de remitente a su agenda de contactos.
  • Policy Related (Por política de Empresa de destino). Se pueden confundir con los errores de tipo “spam related“. También implican restricciones de los dominios en el momento de aceptar los correos por parte de los usuarios de los emails y, por tanto, trata de políticas de seguridad.
  • Email Devuelto (Returned Email). Es el tipo de error más complicado de catalogar. Emails con los que ha habido problemas con el servidor remoto, por una mala conexión con el mismo. Cada servidor puede devolver el error con un mensaje que es personalizable.
  • Content Related (Relacionado con el contenido). Mensaje bloqueado o negado porque el contendido del email no es el correcto, y puede considerarse spam. Por ejemplo, si se usa el símbolo del $ o el €, pone en el asunto “gratis, meter un flash…” etc.
  • Invalid Sender. Se da cuando la dirección de remitente no tiene el formato correcto. Se puede dar también si se produce un “callback verification“, que es una técnica anti-spam que verifica si una dirección ha sido falsificada.

Cómo evitar los rebotes de email

rebotes de email

Ahora que sabes cuáles son los tipos de rebotes de email, es el momento de que aprendas cómo evitarlos. Para empezar, es imprescindible que tu lista de registros tenga las direcciones lo más válidas y actualizadas posible. Si comienzas por gestionar tu base de datos y partir de una estrategia, ya sea single opt in o double opt in, obtendrás numerosos beneficios. Entre ellos:

  • Enviarás emails más rápidos y tu coste por mensaje será menor.
  • Serán más los usuarios que reciban tus emails y tus ingresos por venta probablemente aumenten.
  • Reducirás el riesgo de ser considerado spam.

Si quieres que tu estrategia de emailing salga perfecta éstos son algunos consejos para evitar los rebotes de email y hacer que tus listas de correo electrónico sean óptimas:

  1. Revisa y actualiza tu base de datos de manera periódica. Acostúmbrate a ojear tus listas de email antes de enviar las campañas. Busca si hay direcciones que estén mal escritas o que tengan faltas ortográficas. De esta manera evitarás un gran porcentaje de rebotes. Además, es importante que diseñes campañas que atraigan y motiven a tus usuarios.
  2. Cuida el lenguaje de tus mensajes. Recuerda que para evitar los rebotes es imprescindible no caer en los filtros anti-spam. Presta mucha atención a estos filtros y siempre que puedas adecúa tus mensajes para que pasen sin problema por ellos.
  3. Utiliza una plataforma de email marketing profesional.
  4. Sorprende a tus usuarios, evita que te reporten como spam. Tu campaña de emailing puede resultar muy efectiva si la cuidas desde el principio. ¿Te habías parado a pensar lo importante que resultan los emails de bienvenida? Crear emails de bienvenida que incrementen conversiones es esencial para cualquier marca. Pero no solo eso: ¿Sabes qué hacer para mejorar el open rate de tus campañas de email marketing? Existen varias claves que te ayudarán a mejorar los resultados y a conocer mejor a tus clientes. Así, en las siguientes campañas de emailing los resultados serán cada vez mejores.
  5. Gestiona tu reputación como emisor de los mensajes. La guía “¿Tiene tu empresa problemas de reputación en email marketing?” te ayudará si lo que necesitas es mejorar la reputación de tu dominio y tu IP.
  6. Controla las listas negras. Comprueba de manera regular que tu ISP no esté incluido en una de las bases de datos de spam y listas negras. La plataforma MAPS, por ejemplo, podrá ayudarte a comprobar si estás en una de esas listas.
  7. Realiza un test de tus envíos antes de lanzarlos. Algunas plataformas como MDirector te ofrecen la posibilidad de conocer si los mensajes que quieres enviar tienen posibilidades de llegar a tus suscriptores con un test previo.

En rasgos generales, debes entender que no hay unas claves fijas que hagan que los rebotes de email dejen de existir en tus campañas. Prueba a tus clientes, valora sus reacciones, cuida todos los aspectos comentados y conseguirás muchas mejoras.

Como en todo, ajustarte a tu público es la clave ideal que te guiará mejor. No obstante, si tras conocer los tipos de rebotes de email quieres mejorarlos, el software de Email Marketing de MDirector es la solución perfecta. Mediante ella podrás comunicarte y fidelizar a tu público enviando novedades de forma personalizada.

Whitepaper exclusivo
Aumenta tus ventas en Navidad con Email Marketing
Todas las técnicas para aumentar tus ventas en Navidad gracias al Email Marketing

¿Estás buscando una Herramienta de Email Marketing profesional?